Saltar al contenido

La dosis final de fármacos experimentales para el ébola se utilizará para tratar al cura español

La dosis final de fármacos experimentales para el ébola se utilizará para tratar al cura español

El sacerdote español Miguel Pajares, que se infectó con el ébola mientras trabajaba en Liberia, será tratado con ZMapp.

La droga llegó al Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, donde el misionero de 75 años estaba siendo tratado en aislamiento, dijo el Ministerio de Salud en un comunicado el sábado por la noche.

Según los informes, la dosis enviada a España para el sacerdote es la tercera y última dosis de ZMapp disponible actualmente. La compañía dice que solo habrá más dosis disponibles en 2015.

Algunas personas en las redes sociales ya han señalado que parece injusto que la demanda africana de drogas fuera rechazada después de que las dos dosis iniciales de la droga experimental también se usaran en dos estadounidenses infectados con ébola.

Miguel Pajares fue una de las tres personas que dieron positivo por ébola en el Hospital Saint Joseph en la capital de Liberia, Monrovia, donde trabajaba.

La Agencia Española de Seguridad de los Medicamentos ha permitido la «importación excepcional» de ZMapp bajo una ley que permite «el uso de medicamentos no autorizados en los casos en que la vida de una patente esté en peligro y no pueda tratarse satisfactoriamente con un medicamento autorizado», dijo. .

Fue llevado de regreso a España el jueves en un avión español con equipamiento médico, el primer paciente en el brote de ébola de rápida propagación en ser evacuado a Europa para recibir tratamiento.

Las autoridades sanitarias españolas dijeron el jueves que el sacerdote se encontraba estable. El hospital no proporciona actualizaciones médicas al misionero a pedido.

El vuelo militar también evacuó a la monja española Juliana Bonoha Bohe, de 65 años, que trabajaba en el mismo hospital que Pajares en Liberia y se descubrió que no tenía ébola.

La organización benéfica española para la que trabajaba Pajares, los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, había pedido a Madrid que trajera a España a dos misioneros africanos infectados por el ébola que también trabajaban en el hospital, pero la solicitud fue rechazada.

Una de las dos misioneras, una monja congoleña, murió el sábado de ébola, dijo la organización benéfica.