Saltar al contenido

El arquero estadounidense Tim Howard dice que la fe cristiana lo ha ayudado a manejar el síndrome de Tourettes y sobresalir en el fútbol

El arquero estadounidense Tim Howard dice que la fe cristiana lo ha ayudado a manejar el síndrome de Tourettes y sobresalir en el fútbol

Durante el partido entre Estados Unidos y Bélgica de esta semana, Tim Howard bloqueó 16 tiros a puerta, un récord de la Copa del Mundo. Y, aunque Estados Unidos fue eliminado de la competencia en una derrota por 2-1, Howard fue elegido como el mejor jugador del juego.

El juego decisivo del martes pasado con Bélgica atrajo a una audiencia de 21 millones de espectadores en los Estados Unidos, una nación que poco a poco se está poniendo al día con el resto de los mejores deportes del mundo.

El equipo regresó este jueves a Estados Unidos con su famoso portero, un fenómeno de las redes sociales. Una tendencia del hashtag #ThingsTimHowardCouldSave incluye rescatar al Titanic que se hunde y a la Casa Blanca del ataque alienígena en la película «Independence Day».

Las redes sociales también lo llamaron «ministro de Defensa», lo que provocó una llamada de felicitación del secretario de Defensa, Chuck Hagel, quien invitó al equipo a visitar el Pentágono.

A pesar de la atención de los medios, el camino hacia su fenomenal actuación en la Copa del Mundo no ha sido fácil para Howard.

A los 10 años, Howard fue diagnosticado con el síndrome de Tourette, un trastorno neurológico que produce tics físicos y verbales. Mientras luchaba con su condición, Howard dijo que sabía que podía contar con su abuela para la paz y la estabilidad.

«A través de ella, Dios también reveló su amor por mí», dijo. «No pasó mucho tiempo antes de que siguiera sus pasos. Quería el mismo tipo de fe y paz que ella tenía, y así es exactamente como interpreto a Dios».

Howard vive su fe en el campo de fútbol y en su comunidad en el Reino Unido, donde juega en el Everton Football Club de Liverpool.

Según el Huffington Post, él es voluntario regularmente con un grupo de jóvenes en la Iglesia Bautista de Bramhall, jugando fútbol con los niños antes y después de las lecciones bíblicas.

«Hoy tengo la suerte de vivir un sueño», escribió Howard en un artículo «Atletas en acción». «Y sin embargo, si todo desapareciera mañana, sé que tendría paz».

«Esto probablemente suena loco para la mayoría de la gente, pero este es el tipo de paz que Cristo da», dijo. «Tiene sus raíces en su amor y trasciende todo entendimiento».

A través de CBN News, CRU