Saltar al contenido

3 formas de demostrar su compromiso con una relación sana y amorosa

3 formas de demostrar su compromiso con una relación sana y amorosa

Nuestras relaciones amorosas comprometidas son las mayores herramientas de espiritualidad que tenemos.

Como coach de relaciones que también está casada, creo que nuestras relaciones más importantes pueden ser las mejores herramientas que tenemos para ayudarnos a convertirnos en lo mejor que podemos ser.

¿No tiene sentido que en las relaciones comprometidas, donde la confianza y la lealtad son fundamentales, surjan naturalmente oportunidades infinitas para un crecimiento genuino?

RELACIONADO CON: 10 pasos esenciales para formar una relación espiritual profunda

La verdadera medida de nuestra vida espiritual es más evidente en la forma en que amamos y nos comprometemos con nuestros socios en nuestras relaciones saludables.

A todos nos gusta vernos a nosotros mismos como personas amorosas que se preocupan por el medio ambiente y el futuro del planeta. Podemos convencernos de que lo estamos haciendo bien, emocional y espiritualmente, porque oramos, meditamos con regularidad o somos voluntarios en la sopa local.

Pero la verdadera medida de nuestra salud emocional y espiritual es cómo tratamos y amamos a las personas en nuestras relaciones más importantes.

Es cierto que es mucho más fácil amar al mundo ideológicamente que amar a un verdadero esposo que ronca en el sofá oa una esposa que abruma los platos.

Pero es por eso que, con estas personas, en esos momentos, podemos ver claramente cuán amorosos, perdonadores, amables y aceptadores somos realmente.

Nuestros socios actúan como espejos que nos reflejan lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

Nos vemos con sinceridad cuando nos enfrentamos a otra persona que tiene expectativas y necesidades que requieren nuestra inversión, esfuerzo y compromiso para cumplir.

Vemos quiénes somos en las decisiones que tomamos durante todo el día, tales como seguir o no nuestra conciencia, preferir las necesidades de otra persona a las nuestras o dar cuando simplemente no nos apetece.

Solo en una relación comprometida y saludable podemos ver cuán capaces somos de amar y respetar verdaderamente a otra persona.

Observar, apreciar y aprovechar estas oportunidades nos permite reconocer cómo nuestras asociaciones pueden funcionar de manera muy real y sustancial como parte de nuestra práctica y crecimiento espiritual.

La forma en que miramos nuestras relaciones a menudo determina lo que experimentamos y lo que aprendemos.

¿Qué pasaría si viéramos nuestras relaciones más importantes como el verdadero camino hacia nuestra integridad? ¿Qué pasaría si viéramos nuestra relación sana y nuestro matrimonio como prácticas transformadoras?

ACERCA DE: 6 consejos de cuidado personal para su salud y bienestar espiritual

En primer lugar, ¡podríamos tratar a nuestros socios de manera muy diferente! En segundo lugar, si consideráramos las relaciones saludables como algo fundamental para nuestro crecimiento espiritual, naturalmente comenzaríamos a prestar más atención a nuestras acciones y actitudes.

Prestar atención es la esencia de una perspectiva espiritual. Cuando consideramos que nuestras relaciones son fundamentales para nuestro crecimiento, los desafíos se convierten en oportunidades y nuestras asociaciones se convierten en los lugares donde se produce el crecimiento más significativo.

Nuestro objetivo es amar y aceptar más a las personas que más amamos y hay 3 formas sencillas de demostrar nuestro compromiso.

1. Elija actuar de manera que nos mueva en la dirección de la conexión y el amor.

2. Trate nuestras relaciones como laboratorios para nuestra práctica espiritual diaria.

3. Ver nuestras relaciones como oportunidades para acercarnos a las personas espirituales en las que estamos tratando de convertirnos.

Suscríbete a nuestro boletín.

Únete ahora a YourTango’s artículos de tendencia, arriba asesoramiento de expertos y horóscopos personales entregado directamente a su bandeja de entrada todas las mañanas.

La conexión y la intimidad requieren una gran cantidad de honestidad y coraje.

Las cosas que más deseamos, como la conexión y la intimidad, requieren una gran cantidad de honestidad y coraje.

El valor es esencial para el crecimiento espiritual. Para vivir la vida realmente bien y construir asociaciones con nuestros valores fundamentales en su centro, la vulnerabilidad y el coraje son ingredientes clave.

Cuando abordamos nuestras relaciones de esta manera, nos convertimos en verdaderos socios espirituales, quienes trabajan el uno en el otro y se animan y apoyan mutuamente en su crecimiento.

Visto de esta manera, nuestro crecimiento espiritual y emocional no puede existir por separado de nuestras relaciones importantes.

Más bien, se convierte en una parte integral de ella. En una relación amorosa y comprometida, practicamos la intencionalidad, la moderación y el aprecio mutuo todos los días.

Como personas espirituales, trabajamos para brindar apoyo, validación y amor a nuestros socios.

De esta manera tan práctica y sustancial, nuestras asociaciones se convierten naturalmente en una parte esencial de nuestra auténtica práctica espiritual.

RELACIONADO CON: 15 formas de conectarse con su espiritualidad durante su viaje de amor propio

.